Aprende a respirar para combatir la alergia a la primavera

· Salud Ambiental

La respiración más adecuada para combatir la alergia primaveral es relajada, sin caer en el nerviosismo ni en la ansiedad. Cuando se presenta una crisis hay que intentar permanecer lo más relajado posible y ayudarnos de la respiración para que el episodio dure lo mínimo y, sobre todo, no acabe derivando en un ataque de ansiedad.

Amén de los medicamentos prescritos, la forma de respirar es clave para combatir la alergia al polen. Como consejo básico, hemos de preferir la respiración con el diagragma y el abdomen antes que la torácica. Es decir, intentaremos tomar y expulsar el aire de forma natural, nasal, tranquilamente, con el diafragma lo más relajado posible. Ante todo, hay que evitar su bloqueo, respirar de forma agitada utilizando sólo la parte superior del pecho, tomar aire por la boca y sentir ansiedad.

La respiración por la boca hay que evitarla, incluso si tenemos la nariz tan tapada que nos resulta difícil tomar y expulsar aire. La congestión nasal necesita tratamiento médico si se llega a estos extremos, pero nunca respirar con la boca, pues hacerlo puede agravar los síntomas de la alergia, así como influir negativamente en otros aspectos (alteraciones del sueño, agotamiento, bajo rendimiento laboral o escolar, problemas de conducta…).

En el yoga hay maneras de respiración profunda que ayudan a eliminar las toxinas de nuestro sistema respiratorio. Su práctica nos puede servir para prevenir o reducir el efecto de los síntomas de la alergia a la primavera. Según los maestros de yoga, ejercicios respiratorios como el ujjayi refuerzan nuestro sistema inmunológico y relaja nuestra mente.

Para practicar ujjayi basta con diez minutos por la mañana y otros tantos por la noche: al inspirar imaginaremos que nuestro cuerpo y mente aumentan de tamaño conforme tomamos aire y éste atraviesa la garganta, hasta llegar a los pulmones.

Durante el proceso, hemos de contar interiormente los segundos, y el vientre ha de ir sintiendo el paso del aire y responder al mismo con un movimiento, que será el contrario en el momento de soltar el aire. Entonces, al espirar sentiremos que nuestro cuerpo y mente se relajan, y continuan relajados mientras tomamos aire de nuevo.

En todos los casos, ya se trate de realizar ejercicios respiratorios o de evitar la exposición al polen, los purificadores de aire (actúan con filtros Hepa, de titanio y carbón activado, rayos ultravioleta, ionizadores y generadores de ozono) pueden ser de gran ayuda, pues nos proporcionan un ambiente limpio, fresco, libre de alérgenos y muy confortable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: