Ozono en las cámaras frigoríficas

· Higiene Alimentaria

El frío resulta de inestimable ayuda a la hora de conservar los alimentos, pero las bajas temperaturas no eliminan todos los microorganismos presentes en la superficie de los alimentos. El ozono, por contra, sí puede acabar con ellos de un modo inocuo, sencillo, eficiente y económico.

En efecto, el frío prolonga la vida útil de los alimentos, retrasando su maduración e inevitable descomposición o putrefacción. Pero no consigue otros objetivos igualmente importantes para un buen almacenaje, como por ejemplo la mezcla de olores entre distintos productos, la pérdida de peso o la proliferación de agentes patógenos.

La utilización de generadores de ozono combate todos estos frentes que la refrigeración no logra vencer. Y lo hace desodorizando las cámaras y los mismos alimentos a un tiempo mediante desinfección ambiental para un almacenaje libre de mezclas de olores, sin mermas de peso ni riesgo de contaminación cruzada.

El poder fungicida y germicida del ozono es inofensivo para la salud humana, por lo que la desinfección se ejecuta en cortos períodos de tiempo, y puede realizarse en presencia de personas y sin necesidad siquiera de retirar los alimentos. Sin duda, todo un adelanto en higiene y seguridad alimentaria, especialmente con respecto a los productos químicos tradicionales.

Su acción aséptica y desodorante llega a todos los rincones de la cámara, consiguiendo una higiene frente a todo tipo de microorganismos difícil de alcanzar con otros sistemas de limpieza mucho más complicados y costosos.

Así, el ozono consituye una medida de seguridad agroalimentaria en la conservación de alimentos en cámaras frigoríficas de naves industriales, camiones, restaurantes, supermercados, incluso en el ámbito doméstico.

Básicamente, la técnica de inyectar gas ozono en las cámaras frigoríficas nos brinda un control microbiológico permanente, destruyendo virus, bacterias, hongos y mohos de la superficie de los alimentos, así como del habitáculo en el que éstos se encuentren.

En la conservación de vegetales es idóneo para desinfectar verduras, haciendo desaparecer el etileno, lo que retrasa la maduración de la fruta. En la conservación de pescado fresco la calida alimentaria se amplía reduciendo la emanación de amoniaco, y con respecto a la carne la hace más blanda y con un aspecto más terso y fresco.

Cada situación requiere dispositivos adaptados a las necesidades concretas, si bien en todos los casos su funcionamiento será automático y continuado. El asesoramiento experto de fabricantes y distribuidores garantiza una instalación y ejecución adecuados con un mínimo mantenimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: