Eliminar químicos con ozono para mejorar la SQM

· Salud y Ozono

Ciertamente, resulta fundamental el control del entorno inmediato en el que habitualmente viva una persona que padece el síndrome de Sensibilidad Química Múltiple (SQM). Lograrlo, sin embargo, entraña la gran dificultad de conseguir que la desinfección lograda sea tan profunda como inocua. Un reto que, por suerte, la tecnología del ozono puede ayudarnos a superar de un modo sencillo.

Como es sabido, de entre los elementos desencadenantes de episodios críticos, las sustancias artificiales o químicas tienen un componente sintético que muy a menudo provoca reactividad en estos enfermos. Su intolerancia a todos o a algunos de ellos deriva, por lo tanto, en una intoxicación producida por esta sensibilización.

Ante esta amenaza, eliminar los componentes inorgánicos de composición química se convierte en una prioridad en los hogares o en los centros de trabajo, los principales espacios interiores que frecuentan las personas que padecen este síndrome.

¿Pero, cómo lograrlo? La tecnología del ozono es una solución perfecta, que podemos complementar con otras tecnologías, como las de limpieza ambiental que incorporan los purificadores de aire o, sin ir más lejos, con los mismos ionizadores.

Los ozonizadores de aire, agua o mixtos (aire y agua) diseñados para uso doméstico suelen ofrecer una eficacia suficiente para controlar los agentes desencadenantes de las características y aparatosas crisis que ocasiona la SQM.

Su aplicación a nivel ambiental, alimentaria y de superficies en general nos garantiza la erradicación total de la polución existente allí donde hagamos la actuación (alimentos, ropa, tapizados, muebles, aire, ropa, higiene personal, agua potable y tejidos en general, etc.). Y, por supuesto, ello implica la destrucción, eliminación de componentes orgánicos e inorgánicos (químicos), así como un amplio abanico de agentes patógenos.

El logro de una actuación de máxima lo hace posible el tremendo poder oxidante del ozono, que rompe las estructuras de las moléculas contaminantes, entre las que se encuentran las de composición química. Un trabajo que se refuerza en gran manera con la actuación de los rayos UV, así como de potentes filtros de carbón activado y Hepa en el caso de los purificadores de aire.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: