Purificadores de aire para evitar bajas en oficinas

· Salud e Higiene

Las oficinas son espacios de trabajo normalmente compartidos, en los que resulta fácil contagiar o contraer enfermedades en el momento menos pensado. De hecho, ya sea por contacto directo, cruzado o respirando el mismo aire, es frecuente contagiarse de virus tan típicos como el de la gripe, entre un sinfín de ellos y, por supuesto, también sufrir alergias de distinto tipo.

Como es bien sabido, son muchos los riesgos de contagio que implica compartir un mismo techo, sobre todo cuando cada persona (trabajadores, clientes o simples visitas de socios o similares) se mueve en un entorno distinto y puede llegar a estar en contacto con posibles focos de contaminación no controladas.

Afortunadamente, en estos espacios interiores podemos prevenir problemas de este tipo de un modo más sencillo de lo que podríamos imaginar. En concreto, evitarlo en gran medida resultará sencillo si contamos con una buena calidad ambiental gracias a la actuación regular de un purificador de aire.

En lo que respecta al capítulo de las alergias, éstas se manifiestan en función de distintos factores, como la sensibilidad de cada trabajador y la presencia de alérgenos de uno u otro tipo y en distintas concentraciones.

La nube electrostática que se forma en las oficinas y espacios interiores donde hay pantallas de ordenador y otros aparatos electrónicos también quedará eliminada mediante el uso de la función ionizadora de un purificador de aire.

En efecto, la ionización de la atmósfera acabará con la polución provocada por materiales plásticos o u  otros materiales químicos presentes en alfombras, cortinas y tapizados nuevos, pongamos por caso.

La inyección de millones de iones negativos a la atmósfera convertirá cualquier atmósfera cargada en una atmósfera fresca y saludable, llena de confort. Será más fácil concentrarse, y hacerlo durante más tiempo gracias a la higiene en profundidad lograda, y en especial al tratamiento de iones.

La sensación será similar a la que obtenemos cuando estamos en pleno aire libre, en un ambiente puro como el de montaña o en campo abierto, respirando a pleno pulmón después de una lluvia purificadora.

Gracias a un funcionamiento regular de un purificador de aire, en suma, disfrutaremos de un hábitat idóneo para el trabajo, confortable y libre de polución orgánica e inorgánica, en el que difícilmente nos contagiaremos. El resultado será un ambiente sano y desinfectado en la oficina, que olerá a limpio, minimizará las bajas y propiciará una mayor productividad laboral.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: