Cuándo cambiar los filtros del purificador de aire

· Salud Ambiental

Los modernos purificadores de aire son equipos muy completos que, además de purificar el ambiente interior y tratarlo de forma integral mediante un inteligente tratamiento ambiental, nos hacen la vida más fácil gracias a su funcionamiento automatizado, sin apenas necesitar mantenimiento.

En efecto, los purificadores de aire son aparatos de última generación, diseñados para realizar una higiene ambiental en profundiad que acaba con gérmenes, alérgenos y polución de todo tipo gracias a una serie de tecnologías capaces de proporcionar unos resultados inigualables trabajando de forma conjunta o selectiva. Ya sea combinando tratamientos de filtrado, ozonización, ionización o, entre otros, de rayos ultravioleta, su eficacia es máxima a lo largo de su vida útil, si bien necesita un mantenimiento mínimo que resulta muy sencillo, pues solo hemos de adquirir un económico kit con todo lo necesario para que el aparato siempre nos ofrezca un rendimiento óptimo.

¿Pero, cómo sabremos cómo cambiar los filtros del purificador de aire? El momento de realizar el cambio de filtros o de la lámpara de los rayos ultravioleta depende del uso, en concreto de las horas de uso y de la suciedad del ambiente. Sin embargo, en la práctica estos indicadores no resultan fáciles de medir y controlar, por lo que se aconseja cambiar los filtros una vez al año y, en el caso de la lámpara UV hacerlo cuando ésta deje de funcionar o también anualmente.

Será cómodo hacer a la vez el cambio de todos los elementos (los distintos filtros y la lámpara), especialmente si nuestro modelo de purificador dispone de kits de recambio en los que se incluyen estos distintos accesorios a un precio económico.

En caso de que realicemos un uso intensivo del aparato podemos realizar el cambio con mayor frecuencia, observando previamente la suciedad acumulada en los filtros.

Siempre, además, sin limpiarlos por nuestra cuenta, pues están diseñados para ser repuestos, por lo que su estructura podría resultar dañada. En suma, por lo tanto, únicamente habremos de llevar a cabo un recambio periódico respondiendo a su desgaste. A simple vista se observará al momento si la polución aconseja su renovación, sin necesidad de complicarnos más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: